About that day I presented Daniel’s book…

In March I was invited by my friends, Daniel Pommers and Miguel Pruné (associated with their individual books, collaborations, nd tons of other publications) also known as Gato Malo Editores, to present Daniel’s book of poetry, Que Así Sea (which you can google to read lots more about it, or check it out locally at bookstores – or HERE).

This picture is just for fun:

This is the first time I present a book (surely not the last), and my experience was both intimate and alienating. Mostly alienating at first… repeatedly I asked Daniel, “Me? Are you sure…?” because our styles and backgrounds are somewhat different. Then the doubts, “what if I’m getting this all wrong…?” – which is fine, when you don’t personally know the author, or if the author is dead in a literal sense. But then, inclusive… reconstruction of a person and his literary work through deconstruction.

I read this is front of a crowd of mostly his friends and family, whose expressions were quite difficult to read. But he smiled the entire time, so I suppose my analysis wasn’t too off.

Considering this will otherwise be lost forever in a sea of digital documents, I’m sharing a shortened version of it here… and perhaps, to awaken some curiosity in you and motivate you to go look for it and read it!

It’s in Spanish, by the way. I suppose you’ll notice that… (Also: No accents on account of not understanding shortcuts on Windows8. I suppose you’ll notice that, but I do know my rules, please don’t be mistaken.)

You can read more about the event on this link.

Links related to the boys:

Photo by Abram Fuentes. I missed the joke.

 

 

 

Que Asi Sea de Daniel Pommers

 

 

[…] en principio, es evidente que es el hombre en efecto quien da su sentido a la   palabra. Y que, si posteriormente las palabras se encuentran en el común acuerdo de la comunicabilidad, es decir, que las mismas palabras sirven para reconocer la misma cosa, es precisamente en función de relaciones, de una relación de partida, que ha permitido a esas    personas ser personas que comunican.

(Jaques Lacan, Seminario: Real, Imaginario, Simbolico)

 

“Articular

no es suficiente”

 

(Daniel Pommers: Epílogo)

 

           Que Asi Sea. No hace falta ser una persona religiosa para comprender esta declaracion: Que Asi Sea, el deseo de lo que se acaba de pronunciar, como una encantacion magica (“y Asi Sera”) o, Que Asi Sea (“y Asi Es”), tu lo has dicho, eso es asi, asi es la cosa, has pronunciado verdad. Considerando estos significados, el titulo cumple lo que promete. El sujeto (ser social y voz poetica, el “yo” que narra o declama en primera persona) de Que Asi Sea es uno que a menudo se desplaza y se disuelve en su entorno. En otras palabras, al leerlo, podemos fundirnos, como si articulara por nosotros, como si afirmara lo que todos estamos pensando.

(Amen, hermano.)

Simultaneamente, es individuo que articula, en poesia, observaciones y vivencias subjetivas. A traves del poemario, domina una inquietud del individuo, sea el primero (el yo que tambien soy yo) o el segundo (el que yo que es él, Daniel Pommers). Sin embargo, no son meras quejas y observaciones: en muchas instancias, Pommers nos acerca un espejo al rostro, a veces diplomatica y cariñosamente, en otras, forzoandonos los parapados, para que podamos apreciar que nos hemos convertido en cucaracha. La frase “Que Asi Sea” a menudo es un sintoma de una enfermedad cultural/social, utilizada popularmente como afirmacion de la negacion. En otras palabras, wishful thinking, el que se da cuando la religion se utiliza como muletilla, como instrumento para librarse de toda responsabilidad en el pasado, presente y futuro. Como dice Pommers, “Articular no es suficiente.” Se me miro al espejo de Pommers y no veo que he sido convertido en insecto (el yo simbolico, el sujeto en sociedad), viendo en su lugar una imagen integralmente humana que, en el mundo material, es feliz, (el Yo imaginario), no me identifico (ese/esa NO soy yo) y al fin, se trata del otro. Pero si se articula de manera estrategica, articular, si verdaderamente existe comunicacion entre ambas partes, aunque no es suficiente, es un comienzo.

“A buen comienzo

se le debe trazar

el apetito infinito de caminar

de rumiar los años.” (Pommers 134)

El comienzo es la esperanza de que, aunque habiendo revivido escenas desagradables (internas o externas), Asi Es, pero podria ser diferente. Creando consciencia a traves del espejo, contemplando nuestra realidad (sujeta y subyugada, abyecta o abnegada), podemos comprender que Asi No Debe Ser/ no tiene que ser. El poema Justo (p. 59) por ejemplo, ofrece una posible solucion: el reinventarse. Y el reinventar una sociedad comienza con reinventarse el individuo, con abandonar muletillas materiales o espirituales, y pensar para encaminarnos hacia la resiliencia.

Las incomodidades de Pommers en Que Asi Sea, en algunos poemas, son manifestados en actos de violencia (sintoma). Agresion fisica o verbal hacia el otro, donde el yo aparenta defenderse del mundo, cuando en realidad, la infelicidad profunda emana de lo mas profundo del yo. Por ejemplo, el poema Desorbitados (p. 49) bien expresa el concepto de la pulsion de muerte: la repetecion de una accion que produce sufrimiento y a la vez, satisfaccion[1].

El poema no necesariamente se trata de un individuo aislado, sino del sujeto: la autodestruccion del sujeto puede tambien ser una via, hacia la evolucion (o como lo llamaria Miguel, la mutacion). Al destruir a los demas, yo me destruyo. Mi violencia hacia los demas, tanto como el amar a los demas, es un reflejo de lo que se origina en mi interior: “(…)en la culminación del enamoramiento amenaza esfumarse el límite entre el yo y el objeto. Contra todos los testimonios de sus sentidos, el enamorado afirma que yo y tú son uno, y está dispuesto a comportarse como si realmente fuese así.” (Freud)

Que Asi Sea re-liga en el sentido de que unifica sujetos que hablamos el mismo idioma (que nos comunicamos porque conocemos los significados de sinificantes particulares, como por ejemplo, La Winston Churchill y Luis Muñoz Marin). Aunque a menudo incluye el mas alla que esa un poco mas alla de lo inmediato (El Caribe), se trata de un sujeto puertorriqueño – sujeto enfermo que, como ha aprendido, calma el sintoma con remedios temporeros. Lacan dice,

[…] Para sintetizar diremos con Saussure, que ‘el sujeto alucina su mundo’ ; es decir que sus ilusiones o sus satisfacciones ilusorias no pueden ser de todos los órdenes. Evidentemente él va a desviarlas hacia un otro orden que el de sus satisfacciones, quienes encuentran su objeto en lo real puro y simple. Jamás un síntoma ha calmado el hambre o la sed de un modo duradero, si no es por medio de la absorción de alimentos que les satisfagan, aún cuando una baja general del nivel de la vitalidad pueda, en los casos límites, ser la respuesta; por ejemplo: la hibernación natural o artificial. Todo esto es concebible sólo como una fase que no podrá, ciertamente durar, si no es con el riesgo de arrastrar daños irreparables.

El sujeto puertorriqueño de Pommers, en muchas instancias, es uno que busca saciar necesidades (o, tratar sintomas de su malestar), confundiendo las ordenes (real con simbolico, o real con imaginario[2]) y por lo tanto, superando necesidades fisiologicas o psicologicas cuyos resultados son de poca duracion. (Antidoto Fiesta, p. 38)

Todos somos ese sujeto, en muchas instancias a traves del poemario, las tres partes incluidas. De cierto modo, hay un nivel palpable de religiosidad en Que Asi Sea. El microcosmos (el yo) proyecta el macrocosmos (“todos somos”). El otro no figura algun lugar en el “nosotros.”  En el sentimiento oceanico nos fundimos, liquidos, con ilusiones de eternidad en la forma de pequeños destellos: en la purificacion de las llamas que permite un nuevo comienzo. (Postapoca, p. 104)

Pommers consistentemente rechaza la fe y la falsa ilusion, pero promete para todos esperanza real: “Mejor preparado. Mejores dias vendran.” (De la Muerte por Rendimiento, p.52)

En conclusion, en Que Asi Sea, Pommers articula un pais, una cultura, para ordenarla. Nuestro presente en tiempo y espacio, construido sobre y arrastrando rastros del pasado, mediante la articulacion, el lenguaje, como un intento de hacer ver, cuestionar, evaluar y concluir. Pommers crea un orden de deseo, pasado y futuro: Que Asi Sea (asi es y asi sera) – palabras que fulminan y, como encantacion magica pero no ingenua,“abren camino a la posibilidad, al renacimiento, la ambicion y la cognicion”. (Miguel Pruné)

Lacan, sobre el orden simbolico del lenguaje, comenta: “lo que hay que significar, a saber, las cosas hay que acomodarlas, dándoles un lugar.” Pommers nos obliga a contemplar recovecos incomodos del presente invita a un futuro donde aun se puede gozar.

———————————————————————————————-

[1]           Lo que en el sentido más estricto se llama felicidad, surge de la satisfacción, casi siempre instantánea, de necesidades acumuladas que han alcanzado elevada tensión, y de acuerdo con esta índole sólo puede darse como fenómeno episódico. Toda persistencia de una situación anhelada por el principio del placer sólo proporciona una sensación de tibio bienestar, pues nuestra disposición no nos permite gozar intensamente sino el contraste, pero sólo en muy escasa medida lo estable. Así, nuestras facultades de felicidad están ya limitadas en principio por nuestra propia constitución. En cambio, nos es mucho menos difícil experimentar la desgracia. (Freud)

 

[2]           La reversibilidad misma de los problemas neuróticos, supone que la economía de las satisfacciones en ella implicadas fueran de otro orden e infinitamente menos ligadas a ritmos orgánicos fijos, aunque determinando ciertamente una parte de ellos. Esto define la categoría conceptual que resuelve este tipo de objetos. Es justamente aquello que estoy en vías de definir: lo imaginario si se acepta y reconoce todas las implicaciones que le son apropiadas. A partir de ahí es muy simple, claro, fácil, de ver que este tipo de satisfacción imaginaria no puede ser encontrado nada más que en el orden de los registros sexualeso las discrepancias entre las ideas y las acciones de los hombres son tan amplias y sus deseos tan dispares que dichas reacciones seguramente no son tan simples. (Lacan)

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *